Contexto para el Desarrollo Nacional

      Componentes a tomar en cuenta

Horizonte Medio: de 500 años d.C. a 200 años d.C.

Según Horizontes y Periodos Intermedios

Corresponde a las culturas: Mochica, Cajamarca, Recuay, Lima, Nazca, Tiahuanaco, Pukará y Huari. Representa un variado y rico periodo cultural, parte del cual se entremezcla con el Intermedio Temprano.

·         La cultura Moche, con una vigencia de casi seis siglos (aproximadamente desde el año 150 d. C.), se desarrolló en el norte costeño del país desde Piura hasta el norte de Ancash. Estuvo conformada por varios señoríos (reinados o estados), representando la organización social más importante de la costa prehispánica.

·      Se reconoce a la cultura Cajamarca (también llamada cultura Marañón) un desenvolvimiento independiente y que recoge desarrollos previos como el de Cumbemayo. Se le reconocen varias etapas según se distingue de su cerámica.

·      Con fuerte influencia de Chavín y Moche, se desarrolló la cultura Recuay (entre 200 y 600 años d. C.). De refinado estilo en su cerámica, cubrió prácticamente todo el Callejón de Huaylas. Un felino con cuerpo de serpiente es la representación en cerámica más conocida encontrada en el sitio Pashash en una de las tumbas.

·      La cultura Lima (entre 100 y 600 años d. C., aproximadamente) cubre con distintos sitios arqueológicos desde Chancay a Pachacamac. Se distingue por el tipo de construcción con pequeños adobes y varios complejos monumentales. Su cerámica se caracteriza por el pintado de figuras que lucen entrelazadas.

·      Entre los 100 a 600 años d. C. se desarrolló la cultura Nazca en el departamento de Ica, de esplendorosa significación. Se le supone como continuación de la cultura Paracas por lo que su desarrollo sería más antiguo. Desaparece con la presencia de la cultura Huari. Los ceramios Nazca de gran valor reemplazan en significado lo que fueron los textiles para la cultura Paracas. Los acueductos y obras de riego les permitieron enfrentar la aridez de las zonas ocupadas por Nazca. Las líneas de Nazca constituyen todavía un enigma por resolver.

·      La cultura Tiahuanaco (entre los 500 a 900 años d. C.) marca un punto crucial en el Horizonte Medio. Localizada al sur del lago Tititcaca son famosas sus expresiones en piedra particularmente la Puerta del Sol con el dios de los dos báculos. Con Tiahuanaco se consolida la presencia cultural alto andina particularmente en un medio con dificultades climáticas muy claras y que pese a ello, consiguió adelantos tecnológicos importantes como los camellones y la domesticación de tubérculos. Su contraparte fue Pukará (250 a 380 años d. C.) al norte del Tititicaca en la parte peruana y cuya influencia se extendió hasta el valle del Cusco.

  • La cultura Huari (500 a 900 años d. C.) corresponde a la afirmación de una cultura andina. Localizada la capital de este Imperio en Ayacucho, su influencia se extiende a Lambayeque y Cajamarca. Igualmente estuvo influenciada por las culturas Nazca y Tiahuanaco. Con Huari se consolida la religión andina con el dios de los báculos que aparece bajo formas parecidas en distintas partes del país. Con esta cultura se establecieron además: un sistema urbano y administrativo así como una red de carreteras.