Contexto para el Desarrollo Nacional

      Componentes a tomar en cuenta

El joven Haya de la Torre y el Apra

Propuestas en el Perú pos Colonia

Las corrientes socialistas internacionales de comienzo del siglo pasado, dejaron su impronta en la política peruana[1]. Haya de la Torre fue un líder importante cuyo pensamiento tuvo esa influencia. El planteamiento ideológico del APRA[2] permite esa distinción. Se presenta como un Frente Único Internacional de trabajadores manuales e intelectuales, con un programa mayor de cinco (5) puntos:

1.       Acción contra el imperialismo yanqui.

2.       Por la unidad política de América Latina

3.       Por la nacionalización de tierras e industrias

4.       Por la internacionalización del Canal de Panamá.

5.       Por la solidaridad con todos los pueblos y clases oprimidas del mundo.

Ideológicamente, se presenta a partir de una posición revisada del marxismo. En estos países, el imperialismo es la primera etapa del capitalismo. Lo decía, en contraposición de la tesis de Lenin, quien calificó al imperialismo como la última etapa del capitalismo. Según esta réplica, estamos en otro espacio, en otro tiempo en relación con Europa y Asia. Y para ese momento, identificó al imperialismo como proveniente de Estados Unidos. Es el planteamiento del espacio, tiempo histórico[3].

Haya enmarcaba la lucha por las necesidades básicas, sin deterioro de la libertad. Lo expresa en la forma: ni pan sin libertad, ni libertad sin pan.

En lo político, planteó la presencia de un nuevo poder: el Congreso Económico. Se trata de un nuevo poder para regir la política y destino económico con participación de los trabajadores, los empresarios y el gobierno.

En lo económico, la propuesta aprista es la de la nacionalización[4] de las tierras e industrias, recordándose para este efecto que la dependencia había cambiado de comercial a productiva. Reconocía también la necesidad de revalidar la organización comunitaria andina.

Forman parte también de esta propuesta, la esperanza de una unidad indo americana, así como la solidaridad, de clara orientación socialista, con los pueblos oprimidos del mundo.



[1]  En particular, es claro que la dependencia extranjera en el Perú tenía una forma distinta de actuar. Había pasado de la actuación comercial a la explotación de enclave. Era cada vez más sensible el cambio del centro: de Gran Bretaña a Estados Unidos.

[2]  Ver: Haya de la Torre, Víctor Raúl. El Antiimperialismo y el APRA. Centro de Documentación Andina. Lima, sin fecha. Escrito en 1928, según la presentación de su primera impresión en 1935.

[3]  Véase también: Mercado Jarrín, Edgardo. Proyecto Nacional: Significado y Formulación. Página 1 y siguientes en Hacia un Proyecto Nacional, II Edición. Instituto Peruano de Estudios Geopolíticos y Estratégicos. Gráfica Nuevo Mundo. Lima, 1987.

[4]  Es claro que el concepto de nacionalización, se refería a la asunción por parte del gobierno, en representación del Estado, del dominio eminente.