Contexto para el Desarrollo Nacional

      Componentes a tomar en cuenta

La base ideológica

Sobre los Proyectos Nacionales

Conforme fue aclarado, la posición ideológica o ideo política, conducirá a Proyectos Nacionales distintos. Se resumen dos de las más importantes.

·         La propuesta liberal, que en los últimos años se ha presentado nuevamente bajo la denominación de neo liberal. Como pensamiento, el liberalismo surge en Inglaterra, y enfrenta los poderes monárquicos y de la Iglesia. Se sustenta en el privilegio del derecho individual por encima del social. Pronto presenta posiciones extremas que lindan con el anarquismo. Se enriquece con ideas de la Revolución Francesa. Se organiza como pensamiento económico a través del capitalismo.

La crítica principal al liberalismo es la de desconocer la desigualdad social y económica sobre la cual se desarrolla. De esta manera, al abandonarse el control entre grupos poderosos y débiles, los primeros resultan favorecidos, conduciendo a mayores diferencias, tal como ha pasado en la experiencia de la década pasada. Como consecuencia de su reducción, el poder político se centraliza, así mismo, y al propio país. Sin embargo, su aparente fracaso no debe conducir a engaños. El liberalismo ha mostrado una gran capacidad de adecuación, incorporando cambios sociales cuando ha necesitado hacerlo.

·         La propuesta humanista. Centra en el hombre las preocupaciones de desarrollo. La referencia al hombre se dirige al hombre común, en el sentido del hombre en sociedad. Respeta la condición de cada individuo en relación con las necesidades de la sociedad. Debido a ello, privilegia el bien común, sin coaptar la creatividad de las personas. En consistencia, concede preferencia a las acciones que estén más cerca al hombre, teniendo así, clara parcialidad hacia la descentralización. Este mismo acercamiento al hombre, obliga a que reconozca las diferencias, y las atienda.

El pensamiento humanista adquiere mayor profundidad, cuando se relaciona con la condición humana. Esto es, con la caracterización misma del hombre, de sus derechos, del rechazo al dominio de uno sobre el otro, de la necesidad de crear las condiciones que lo conduzcan a un hombre creativo, o según suele llamarse, al hombre integral.